ELIZABELL healing tales

historias que inspiran, mensajes que sanan


Deja un comentario

Un dolor ajeno

Me fumo ese dolor que no es mío.
Creí haber perdido,
hoy entiendo que nada.
Salivo lagrimas ajenas.
Vértigo en lo alto del abismo.
Creí haber amado.
No es amor aquello.
Me revienta tu dolor.
Al no haberlo vivido
no he vivido lo suficiente.

Dolor que como el incienso,
ascendió trepando desde el averno.
Azar que tiñe al destino de tragedia.
Creí haber deseado.
No es deseo aquello.

Me perfora tu pasado.
Al no conocerlo corrupto
te conozco escasamente.

Una bocanada de recuerdos prestados
arden en mi esqueleto.
Un amor que no es mío.
Sufro tu perdida,
anhelo esa piel tatuada de mí.

La campana de la muerte
interpreta tu condena.
La mía? No poder
seducir fragmentos.

En tu dolor se asfixian mis deseos.
Tus palabras me recuerdan
que ya dejaste de existir y
yo aún, no he muerto.

 

Escrito por: Yliana R.B. 30 Abril de 2017