ELIZABELL healing tales

historias que inspiran, mensajes que sanan

Cambiando de piel

Deja un comentario

Cambiar de piel no es fácil.
Duele, al dejar atrás aquello que alguna vez tanto añoramos.

Cambiar de piel no es sencillo.
Desafía, al integrar las experiencias a través del aprendizaje
y soltar aquello que ya no resuena en nuestro interior.

No podemos escoger el cuando ni el donde.
Cambiar de piel sencillamente acontece; paulatina e irreversiblemente.

Pensaba que cambiar de piel tenia que ver tan solo con el mañana;
con aquello que nos espera después de la transformación,
con los nuevos amaneceres y los inesperados despertares,
con lo que intuimos del futuro como cuando se avistan pájaros en alta mar.

Hoy entendí que para poder terminar de mutar,
es importante agradecer, a la piel que estoy dejando atrás;
honrando a aquellos que se han tallado, grabado o martillado en mi vida,
con cinceles de amistad, de pasión, de amor o de eternidad.

No puedo hacer el proceso de transformación total
si no miro una vez más hacia atrás,
dejando todo aquello que alguna vez me fue propio;
como el espejo del ser a través de su piel.

Dejar atrás no es olvidar nuestras experiencias.
Dejar atrás no es negar lo que vivimos alguna vez.

Dejar atrás es entender que hemos cambiado
y ese nuevo ser que se teje requiere otros desafíos,
nuevos aromas, nuevos senderos, inclusive nuevas espinas.

Agradezco todo lo que hoy hace parte de mí.
Todo, absolutamente todo.
Sin importar las cicatrices, agradezco cada beso
Sin importar las tristezas, agradezco tanto amor
Sin importar los duelos, agradezco la alegría de mi vida.
Sin importar tantas sonrisas, agradezco los reveses.

La vieja piel va quedando atrás, la que no puede seguir acompañándome.
Lo que no cabe, lo que me aprieta, lo que talla, lo que ya fue, deja de ser.

Estoy cambiando de piel y no me resisto.
Pero hoy a diferencia de ayer,
le agradezco a esa piel el haberme protegido,
contenido y consentido tanto.

Agradezco a esa piel haber resistido los inviernos y también los veranos.
Agradezco a esa piel haber sido parte de mi y haber residido en mi corazón.
Refrescándome en los desiertos y rescatándome de la ilusión de los oasis.

Bienvenida la piel que me corresponda para el próximo viaje,
para navegar con el viento en contra o a favor.
Dejo atrás la piel sembrada en tierra fértil y segura,
para abrazar el fuego perpetuo que se expande sin dirección.

La serpiente ha despertado después de la agotadora pausa.
El aire ya no es el mismo. El rojo ya no es el mismo color.
Comienza el movimiento ondulante en el que se asciende por la vida.
Cada vez mas cerca, cada vez mas cálido.
Cada vez mas cerca a mi misma.
Cada vez mas cerca a la creación.

Dejo atrás esa piel no para olvidar, sino para crecer.

Te honro. Te agradezco. Me despido.

La vieja piel se santifica elevándose como el incienso.
Algo nuevo comienza. Lo puedo sentir.
Nada me pertenece. Solo el instante.
Lo suelto todo. Solo me queda este momento.

Estoy cambiando de piel y no me resisto.
Lo que por tanto tiempo me silueteó, ya no me esculpe.
Lo que me antecede y que muchas veces me constituyó,
ya no hace eco en mí.

Todo se ha vuelto más simple, más claro.

Estoy cambiando de piel y no me resisto.

Hoy solo me define lo que me hace sonreír.

Escrito por Yliana R.B.
Serie ¨Mensajes y poemas para sanar¨ de Elizabell. Marzo 08 de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s