ELIZABELL healing tales

historias que inspiran, mensajes que sanan


Deja un comentario

Esta fría noche

Hoy,

Mi corazón se siente más frío que esta fría noche.

Lo atraviesa un témpano de hielo,

cien veces más grande que mi misma.

No hay travesía que me descongele

de este paralizante sentimiento.

 

Hoy,

Mis pasos se sienten mas pesados que la tierra.

Los sosiega un álgido desafecto,

cien veces mas extenso que la ausencia.

No hay ilusión que me consuele

de esta equívoca indiferencia.

 

Que fría es esta noche,

dibujada de escarcha que añora

y de viento que lamenta.

Se sigue congelando en mi el anhelo,

anhelo profundo que aun no encuentra su nombre.

¿A quién le miento? Si yo no se vivir en el invierno.

 

 

Yliana R.B.

24 de Agosto de 2017

De la serie: Poemas para sanar


Deja un comentario

Adiós vs soltar

Duele decir adiós,
pero es mas difícil soltar.

Decimos adiós a lo que ya cumplió su ciclo,
a lo que se consumió en su propósito,
a aquello que fue para llegar al punto de no ser más.

Soltamos lo que se ancló en la mitad para nunca avanzar,
lo que no terminó de consumarse, lo inconcluso,
aquello que comenzó para no ser jamás.

Decimos adiós a los que alguna vez amamos,
soltamos aquello que nunca pudimos abrazar.

El adiós se eleva en un ¨hasta siempre.¨
El soltar se ahoga en un ¨hasta nunca.¨

Si! Duele decir adiós,
Pero es más difícil soltar.

Soltamos lo que aún deseamos,
lo que nos resistimos a ver partir.
Soltamos el humo que nunca fue hoguera.

En el adiós agradecemos el camino recorrido,
miramos hacia atrás sonriendo,
y con reverencia despedimos el ayer.

Soltamos los caminos que no terminaron de cruzarse,
lo que como el aire se nos escapo,
y con desapego renunciamos al mañana.

En el adiós se despide la magia, en el soltar se despide a la ilusión.

Que difícil es soltar porque para poder soltar de verdad,
tenemos que soltarnos a nosotros mismos.
Yliana R.B. 
26 Mayo de 2017


Deja un comentario

BlondMe

“Estaba en el curso BlondME en Fortaleza. Soy Estilista. Llevo veinticuatro horas sin dormir y preciso el vuelo retrasado.”

Pensé equivocadamente que Issac tenia por mucho veinte ocho años. La lozanía de su piel y su aspecto juvenil le quitaron más de una década de edad. Aunque la verdad no acierto mucho con la edad de las personas.

Barranquillero, trigueño, alto, guapísimo y una sonrisa digna de Hollywood. Sentada en la silla de la ventana 12K, lo vi sentarse en la del pasillo. Quería estar cómoda. Crucé los dedos para que nadie se sentara en el medio. Sin que fuera evidente, supe desde que lo vi, que no le gustaban las mujeres.

Ambos queríamos salir rápido de Bogota, pero la tormenta eléctrica de la Sabana retrasó nuestros planes por mas de dos horas. ¨Me puedes bajar mi morral por favor.¨ le dije.

Mientras me comía una de las manzanas que tenia guardada en el morral, note que mi compañero de fila estaba tan o más hambriento que yo. ¨Coge la otra, si te apetece.¨ La manzana fue el abre bocas para una conversación que inició sin planearse y se prolongó durante tres horas. Dos horas en tierra y una hora en el aire. Sentados de lado, plenamente cómodos porque el asiento del medio iba vacío, hablamos de lo divino y lo humano. Una variada temática se tejió naturalmente entre dos personas aparentemente muy diferentes y sin puntos en común. Hablamos de Dios. Ambos pensábamos que nos iba a dejar el avión. Aprendí de coloración, decoloración, maquillaje profesional y de maquillaje corporal. Compartimos muchos ¨Insights¨ y opiniones sobre comida saludable, las razones de porque dejamos atrás el cafe. La conversación nos llevo a compartir recetas de como cocinar papa; nuestra harina favorita. Me contó sobre su accidente en moto de la semana pasada y como se fue a su curso en Brasil con la clavícula rota. Siento que conozco a su mama después de todo lo que me relato de ella. Hablamos de milagros. Su rumba de anoche fue de mayor calibre que la mía. Hablamos sobre el amor, el desamor y los desaciertos que nunca terminan siendo un error.

¨BlondME?¨

¨Técnicas para hacerte una rubia de verdad sin dañar tu cabello. El verdadero rubio no es amarillo, es cenizo, plateado o Dorado.¨ El Director artístico de una de las cadenas de peluquerías mas importantes de Colombia, me hablaba de ese fantástico mundo de la belleza y de la transformación de la imagen personal y yo, que hace años decidí no teñirme ni las canas. Lo interesante del relato era la pasión con la que me hablaba de su trabajo. Me encanta que las personas disfruten lo que hacen, eso se proyecta, se siente.

No conozco su apellido, ni me importa. Nunca seremos amigos en FB. Es muy probable que no lo vuelva a ver. Yo soy ¨Hetero¨, el no. No fue casualidad que nos encontráramos hoy en un vuelo que ninguno pensó iba a alcanzar a abordar. Después de tres horas de una conversación genuina y real, sin poses, ni mascaras, Isaac se despidió de la manera mas gentil, amable y dulce; una despedida digna de nuestro encuentro.

En el mundo estético ¨BlondME¨ representa darle color a algo, colorear. Hoy me permito darle un significado de vida más amplio. BLONDME significa para mi dar color cuando estas con alguien. Cuando yo te diga BLOND ME, te estaré diciendo que lo hagas en tres pasos:

  1. Mírame a los ojos. 2. Presente aquí y ahora. 3. Se real.

Y cuando yo quiera BlondYou, te mirare a los ojos, estaré presente y seré real.

Declaro que todos aquellos que crucen mi camino a partir de este momento, ¨BLOND WITH ME¨. Esta es la magia de la vida; dejarnos ver siempre. Esa es la verdadera conexión, el resto es pura ilusión. Agradezco a Isaac dejarse ver. Agradezco tener la apertura y la intención de dejarme ver. Agradezco al día de hoy, porque este encuentro me inspiró a escribir nuevamente.

¨Fue un gusto conocerte.¨

 

Yliana R.B. 14 de Mayo de 2017.


Deja un comentario

Un dolor ajeno

Me fumo ese dolor que no es mío.
Creí haber perdido,
hoy entiendo que nada.
Salivo lagrimas ajenas.
Vértigo en lo alto del abismo.
Creí haber amado.
No es amor aquello.
Me revienta tu dolor.
Al no haberlo vivido
no he vivido lo suficiente.

Dolor que como el incienso,
ascendió trepando desde el averno.
Azar que tiñe al destino de tragedia.
Creí haber deseado.
No es deseo aquello.

Me perfora tu pasado.
Al no conocerlo corrupto
te conozco escasamente.

Una bocanada de recuerdos prestados
arden en mi esqueleto.
Un amor que no es mío.
Sufro tu perdida,
anhelo esa piel tatuada de mí.

La campana de la muerte
interpreta tu condena.
La mía? No poder
seducir fragmentos.

En tu dolor se asfixian mis deseos.
Tus palabras me recuerdan
que ya dejaste de existir y
yo aún, no he muerto.

 

Escrito por: Yliana R.B. 30 Abril de 2017


Deja un comentario

Vive en primera persona

Vive, habla y siente en primera persona.
No endoses tu vida a nadie.
No la prestes,
Ni la prorrogues.
Eres tú el que está aquí para vivirla,
Nadie más.
O acaso, ¿alguien más tiene tu piel?
¿Tu mirada?
¿Tus ilusiones?
O, ¿acaso tu dolor?
No heredes ni aprendas miedos o temores.
No recibas ni reclames sueños ajenos.
Vive en primera persona.
Sueña en primera persona.
Exprésate en primera persona.
No asumas la vida de otros como propia.
No hables para agradar.
No actúes para encajar.
No asumas falsas posturas.
No presumas ser lo que no eres.
No intentes acomodar tu corazón.
No limites la potestad de tu alma.
Sacia tu espíritu gritando tu propia voz.
Se tú mismo pase lo que pase.
Libérate, expresando tu única verdad.
Baila tu baile y el de nadie más.
Nadie más siente como tú. ¡Nadie!
Vive tu vida como debe ser: Vívela en primera persona.

Así como nadie es como DIOS,
¡Nadie es como tú!

 

Escrito por Yliana R.B.
01 Dic 2016. Serie ¨Elizabell mensajes para sanar¨